¿Sabes Quién Limpia Los Grandes Monumentos? Hoy Te Lo contamos

Compartir en Facebook

Los íconos y monumentos más famosos e imponentes como el Monte Rushmore en los Estados Unidos, la Torre Eiffel en Francia, El Cristo Redentor en Brasil y otros tantos están en la memoria colectiva de la gente, pero ¿alguien alguna vez se ha preguntado cómo los limpian? Nosotros lo hicimos.

Enlace Patrocinado

 

La mayoría de la gente va por la vida sólo disfrutando del espectáculo y no se cuestiona quién limpia qué y sólo se deja llevar por su majestuosidad.

Sin embargo,  dichas obras arquitectónicas con dimensiones tan grandes, requieren de un mantenimiento constante, para permitir que los turistas disfruten de su belleza y, sobre todo, para que se mantengan en la mejor forma posible a pesar de las condiciones climáticas.

Enlace Patrocinado

 

Para saciar la curiosidad de muchos, descubrimos el acertijo: Existe una compañía encargada de tan difícil y valiosa labor, su nombre es Kärcher y es alemana. Dicha empresa cuenta con un equipo de hombres que, con ayuda de cuerdas y arneses, escalan y cuelgan a lo alto de cada uno de estos gigantes para limpiarlos. Utilizan principalmente una manguera o tubería con agua a presión para lavar muy bien y cuidadosamente cada uno de los rincones de los invaluables monumentos.

 

Se debe tomar en cuenta que ellos trabajan en sitios que son muy resguardados, como es el caso de la ciudad del Vaticano, la Ciudad Prohibida en China e incluso en el London Eye en el Reino Unido; por lo que su trabajo debe llevarse a cabo con mucha precaución y precisión.

 

Existen ocasiones en las que deben viajar en helicóptero para acceder a algunos lugares a los que es imposible llegar de otra manera, explica Thorsten Möwes, que trabaja para Kärcher. Incluso deben hacer su trabajo a altas horas de la noche y en condiciones climáticas terribles, como les sucedió una vez en el London Eye durante una fuerte nevada. Sin embargo, lo importante es dejar al monumento en la mejor condición posible a primera hora de la mañana.

 

La conclusión es que, una labor que puede considerarse degradante como lo es “hacer la limpieza”, puede convertirse en una de las tareas más valiosas para proteger el patrimonio mundial de la humanidad y más relevantes.

Comenta y comparte este curioso artículo.

 

Compartir en Facebook
Loading...