La Verdadera Intención Detrás De Una Niña Que Le Ofreció Dulces A Su Hija Era Espeluznante

Compartir en Facebook

Esta es la historia de Amanda Kalidy y su hija de 4 años de edad, Jenna,  que hacían sus compras en un supermercado cuando algo ocurrió. Mientras estaban mirando los productos en el supermercado, una niña se acercó a ellas. Jamás imaginó que ese inocente acto escondiera una malvada intención.

Enlace Patrocinado

 

Amanda describió este incidente en su Facebook:

Quiero exponer esto como un recordatorio para todas las madres. Yo estaba en Target cuando una niña de unos nueve años insistía en acercarse a mi hija. No le di importancia al principio. Pero la niña era bastante insistente  y me molestó; le dije que mi hija no quería ningún dulce y nos fuimos caminando.

 

Enlace Patrocinado

 

La niña se molestó conmigo y cuando fui a la salida, ella se acercó de nuevo tratando de que Jenna aceptara su dulce. Fue cuando vi a un hombre que le hacía señales a la niña, desde el otro lado del supermercado. Se lo conté a la cajera y llamó al gerente, entonces, (el señor y la niña) salieron del supermercado y se subieron a una camioneta y escaparon

¡ Era obvio que intentaban atraer a Jenna con el dulce!

 

Amanda relata que jamás imaginó que una inocente niña de unos 9 años pudiese estar siendo utilizada de esa forma con las peores intenciones. Su intención ahora es advertir a todos los padres para que mantengan una vigilancia más acuciosa sobre sus hijos, sobre todo en lugares públicos. Amanda también explica que desearía haber podido ayudar a la niña que, obviamente, estaba siendo utilizada para llevar a cabo los planes criminales del hombre.

Si hubiera entendido qué estaba ocurriendo en ese momento, podría haber tomado a la niña y salvarla. ¡El punto es que intentaron llevarse a mi hija! ¡Ella apenas tiene cuatro años!
El gerente me dijo que [los traficantes de personas] eligen lugares como ese supermercado, porque las madres llegan con sus hijos y muchas veces les dan la espalda mientras están cargando el carrito. Es ahí cuando se aprovechan para llevárselos.

¡Por favor tengan cuidado y siempre vean a sus hijos!”.

Amanda quedó totalmente en shock de tan sólo pensar en que le hubieran robado a su hija. Sabe que fue muy afortunada por haber visto al hombre antes de que éste  pudiera cumplir su propósito.  Desde ese día que toma muchas más precauciones a la hora de salir de compras con sus hijos.

 

No podemos hacer vista gorda frente al peligro latente de la trata de personas, sobre todo en lugares públicos donde debemos estar mucho más atentos con nuestros niños. Nadie está libre y es mejor prevenir, partes de dos dichos populares muy sabios.

 

¿Has sabido de otros casos similares? Comparte este. 

 

Compartir en Facebook