Mujer De 60 Años Se Convierte En Madre Y Su Esposo No Lo Pudo Soportar

Compartir en Facebook

Esta increíble historia se trata de Atifa Lijajic, quien es una mujer serbia que ha vivido el año más extremo de su vida. Después de décadas lamentando no haber tenido un bebé y asumiendo que su hora ya había pasado, una visita rutinaria al médico se convirtió en una experiencia indescriptible. Jamás hubiese imaginado que a sus 60 años alguien le diría esas palabras: “Ud. está embarazada”. Su esposo, Serif Nokia. de 68 años, se opuso siempre a la idea. Las dudas lógicas nacieron : ¿Cómo cuidarían al bebé a sus edades? ¿Sobreviviría Atifa el embarazo? Seguro era algo demasiado arriesgado. Atifa ignoró sus dudas , ya que estaba demasiado feliz como para oír razones.

Enlace Patrocinado

 

Pero el último trimestre del embarazo lo debió pasar en el hospital y aunque Serif continuó quejándose, la acompañó y cuidó como un buen esposo. Sin embargo, una vez que tuvieron a la pequeña Alina en sus brazos, la niña se largó a llorar  y el esposo no pudo soportarlo. Salió de la habitación y definitivamente de la vida de su familia, para siempre.

“Ahora tiene lo que quería y es feliz. Yo soy un hombre enfermo, tengo 68 años, soy diabético y tengo el corazón débil. No es posible descansar, dormir una noche completa, mientras un bebé llora”

Enlace Patrocinado

 

El atribulado hombre incluso se negó a darle el apellido a la niña. Alina fue registrada con el apellido de su madre, Lijajic.

 

Atifa trabajaba en una empresa textil, pero tras su larga estadía en el hospital su puesto fue ocupado por alguien más. Sin esposo, familia o trabajo, ahora no tiene muchos recursos para cuidar a su hija, pero prefiere pensar positivo:

“Lo que sea que pase, ya sea que Serif se quede o se vaya, pelearé para criar a Alina de la mejor forma posible y que sea una persona de bien. Viviré sólo por ella. Sé que no será fácil, pero creo que aún queda gente buena que me ayudará”.

 

La mujer agrega : “Sabía que sería un riesgo por mi edad, pero mi único deseo en esta vida era ser madre y me pasó. No temía por mi vida. Dios me dio coraje. Jamás me he sentido más feliz”.

 

Si te sorprendió este artículo, ¡compártelo!

 

Compartir en Facebook
Loading...