Fundación Hace Esto Con Los Jabones Sin Uso De Los Hoteles ¡Gran Labor Social!

Compartir en Facebook

En los hoteles siempre encontramos pequeños jabones en los baños de las habitaciones para uso y disfrute de los huéspedes.

Pero, una vez abiertos y si no se los llevan los clientes, sólo se pueden tirar al basurero, sin darle ningún otro uso. 

Enlace Patrocinado

 

Si sacamos cuentas, podemos decir que son miles de millones de toneladas de jabón desperdiciadas. Y esto corre también para los champú, gel y acondicionador junto a sus envases.

Enlace Patrocinado

 

Pero a alguien se le ocurrió que se podía aprovechar estos productos y darle una segunda oportunidad. Shawn Seipler y su Fundación Clean the World,cuya organización es sin fines de lucro, se encargan de la recogida y aprovechamiento de los productos cosméticos usados de los hoteles.

 

En uno de sus varios viajes, Seipler se dio cuenta de que las trabajadoras del hotel donde se estaba hospedando, tiraban los restos de jabones a la basura cuando terminaban de asear las habitaciones.

 Se sorprendió y decidió hacer las consultas al respecto sobre esta práctica en la recepción. Allí le explicaron que era un requisito gubernamental para poder ser hotel de 5 estrellas. 

 

Sacó cálculos, y se dio cuenta que cada día se desperdiciaban cerca de 5 millones de jabones, mientras que, por otro lado, millones de personas no tenían acceso a los productos necesarios para mantener una correcta higiene.

Seipler se horrorizó por este despilfarro y decidió informarse de alguna forma de poder higienizar y reutilizar el jabón usado.

 

Estaba impactado, pero logré descubrir un método de refundido, que me permitía  fundir e higienizar los jabones y realizar nuevas porciones de jabón

En 2009 fundó Clean The World cuya idea es reciclar esos trozos y hacerlos llegar a aquellos más necesitados.

 

A partir de entonces, ha podido contribuir a mejorar las condiciones de higiene de millones de personas en todo el mundo, permitiendo reducir la mortalidad infantil producida por el contagio de enfermedades como la diarrea y la neumonía.

Pero no todo fue fácil. Tenía el concepto, pero tuvo que luchar por conseguir el apoyo y la colaboración de hoteles y oficinas de turismo.

 

Y luego de un arduo trabajo, ya tenía su garaje lleno de pedazos de jabón y una salmuera para realizar el refundido y fabricar sus primeras porciones de jabón que repartió junto a sus padres en Puerto Rico, su ciudad natal.

 

Pero ahora todo a cambiado para mejor y son los hoteles los que piden adherirse a la iniciativa donde pagan 50 céntimos por habitación anuales.

 

Con estos fondos, la fundación puede contratar personal, transporte logístico y espacio para procesar el material. Y no se ha limitado sólo a las pastillas de jabón sino que, también, a todos los productos cosméticos de hotel.

 

Sólo en lo que fue el 2016, lograron rehacer 7 millones de pastillas de jabón con un buen tamaño y cerca de 400.000 kits de higiene.

Todos los kits fueron repartidos a niños en países de riesgo. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

 

Una de cada cuatro muertes anuales de menores de cinco años en el mundo, se debe a las consecuencias de enfermedades como la diarrea o la neumonía que son transmitidas por una falta de higiene adecuada. Eso significa que cada 15 segundos muere un niño por no contar con los insumos necesarios para su aseo diario… por lo tanto, aún queda mucho por hacer”, declaró Seipler.

Una brillante idea tuvo este hombre que, sin duda, provocará un fuerte impacto en la vida de millones de niños y sus familias. Claramente, este mundo necesita más personas como él.

¿Qué te pareció esta iniciativa? ¡Compártela!

Compartir en Facebook
Loading...